Vinos españoles irreverentes y divertidos a la conquista del mercado nacional

Vinos españoles irreverentes y divertidos a la conquista del mercado nacional

Aquilino José Mata.- Vinos para beberse la vida, con conciencia pero con la visión del mundo actual, con toques irreverentes y libertinos pero con la esencia del terruño donde se elaboran y siguiendo la tradición de las Bodegas Arráez, de Valencia, España, dirigidas actualmente por Toni Arráez, de la tercera generación de la familia propietaria, quien vino a Venezuela a ofrecer una cata de los tres caldos que introducen en el mercado venezolano, en el cual confían y le atribuye gran potencial, pese a la dificultades que atraviesa el país.

Las tres etiquetas con las que inician su presencia en Venezuela, en donde serán distribuidas por la Corporación Askar, son las denominadas Calabuig, Mala Vida (ambas en variedades tinto y blanco) y Casas de Herencia, un tinto.

“No hacemos vinos para estirados. Pasamos de los convencionalismos, de los clichés y el esnobismo, porque creemos que el buen vino es algo que debería poder disfrutar todo el mundo, a cualquier hora y en cualquier sitio. Somos irreverentes, atrevidos y un punto canallas, porque nos gusta vivir la vida y porque ser diferentes no está reñido con hacer bien las cosas”, puntualiza Toni Arráez en su presentación, como una declaración de intenciones para marcar la diferencia.

Al Calabuig lo califica como “el vino de mamá”, en homenaje a María Belén Calabuig, su progenitora. En cuanto a las dos variedades del Mala Vida, están concebidas para agradar los paladares más diversos y hasta antagónicos, mientras Casas de Herencia representa la vida de los pueblos sencillos, donde todo sabe mejor, elaborado con tiempo y amor, pero con nuevas tecnologías.

Calabuig es 100% Tempranillo. Cultivado en viñedos con más de 30 años, de suelos arcillosos situados en Font de la Figuera, a 650 metros de altitud. Su rojo, intenso y con ribetes violáceos lo hace provocativo y goloso. En nariz están presentes frutos rojos como fresas y frambuesas muy maduras. Elegante con entrada en boca suave y frutal. La temperatura ideal para consumirlo debe estar entre los 12° y 16°, un buen compañero para aperitivos, carnes a la plancha, arroces, pastas y, por supuesto, la comida de mamá.

El Calabuig blanco es 100 % Macabeo, cultivado en los mismos viñedos de Font de la Figuera. De color amarillo pajizo, destacan los aromas frescos de frutas blancas, aroma sutil con ciertas complejidades, agradable y frutal. Recomendable es beberlo a una temperatura de entre 4° y 8°. Va muy bien con pescado, arroces y mariscos.

“Y tú… qué vida llevas” es la pregunta para descorchar un Mala Vida elaborado con 30 % de Monastrell, 30% Tempranillo, 20% Syrah y 20% Cabernet. Los viñedos están ubicados en el entorno natural de Terres dels Alforins, de clima Continental-Mediterráneo. El tinto es de un rojo parecido a la cereza, con intensidad en nariz a frutos rojos maduros, fondo de especias y aromas tostados. Sedoso y agradable en boca, la presencia de taninos golosos invitan a repetir. Se pasea 8 meses en barricas de roble francés, americano y húngaro. Este vino armoniza con entrantes, carnes y guisos suaves. El enólogo lo recomienda a una temperatura entre 12° y 15°.
La versión en blanco del Mala Vida es un coupage 100% valenciano, elaborado con las tres variedades blancas de cada una de las tres zonas de Denominación de Origen de Valencia. Esto lo hace interesante. Se procesan por separado cada una de ellas para sacarle el máximo provecho y darle su personalidad. Destaca la intensidad y toque exótico del 40% de Moscatel; la acidez y frescura del 40% de Merseguera y el aporte de finura y elegancia que le da el 20% de Verdil. Es un coupage completo, fresco, complejo y a la vez equilibrado.

El vino Casas de Herencia representa la autenticidad y honestidad de lo producido en el pueblo, cobijado por la tradición heredada de la sabiduría de los abuelos, de una época en que todo se hacía con calma, invirtiendo más tiempo y muchísimo amor. Este vino combina la tradición y el perfeccionamiento de las nuevas tecnologías Es mitad Monastrell y mitad Tempranillo, cultivados en suelo calcáreo en el paraje natural de Terres dels Alforins, con 6 meses en barricas de roble. Rojo granate, posee un aroma intenso y penetrante a frutos rojos. De cuerpo equilibrado, en gusto es afrutado, con toques aterciopelados debido a su precisa elaboración. Se recomienda con quesos semi madurados, arroces y pastas consistentes.

Bodegas Arráiz está situada en el Levante valenciano. En sus 68 años de historia, se ha ido reformando y adaptando a nuevas técnicas de elaboración y envasado.

En la actualidad dispone de modernas plantas, donde viticultores, enólogos y sumilleres dan rienda suelta a su creatividad. El embotellado se lleva a cabo con tecnología de punta y en una sala de crianza de vinos de alta calidad. Se mantiene la tradición vinícola combinada con las últimas técnicas enológicas y atiende las demandas comerciales.

Desde el año 2007, Bodegas Arráez las capitanea Toni Arráez Calabuig, quien con su personalidad aporta una visión contemporánea, donde se apuesta por perfiles jóvenes, con valores actuales, mucho talento, pasión desmedida por el vino y con
Web: bodegasarraez.com Redes sociales: @bodegasarraez @malavidavino @askarvinos
@AquilinoJMata

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *