Messi comenzó a cumplir su palabra en Champions

Messi comenzó a cumplir su palabra en Champions

Corriente Alterna.- Lionel Messi prometió al comenzar la temporada a la afición del Barcelona que la meta esta temporada era conquistar la Liga de Campeones de Europa. Lo aseguró en su comparecencia como flamante capitán en el Trofeo Joan Gamper en el estadio Camp Nou.

Pasó un mes desde aquel anuncio de “vamos a darlo todo para que esa copa tan linda vuelva al Camp Nou”, y en su primer juego de la Champions League este martes, Messi comenzó a dar contenido a sus palabras anotando un triplete en el triunfo 4-0 sobre el PSV Eindhoven de Holanda.

Los tantos de Messi protagonizaron el inicio de la Liga de Campeones, en la que también ganó el Inter Milan en su regreso a la competición seis años después, el Atlético logró una victoria de oficio en Mónaco (1-2), el Liverpool doblegó al PSG (3-2) y el Dortmund debutó con una victoria de rebote ante el Brujas (0-1).

Después de las cuatro Ligas de Campeones que ha conseguido el Real Madrid en los últimos cinco años, Messi, que no ha perdido el reinado en España con siete de los últimos diez títulos de Liga, quiere recuperar el trono en Europa.

El PSV Eindhoven sucumbió a la magia del argentino, que abrió el marcador con un gran gol de falta cuando el Barcelona no encontraba huecos y el conjunto holandés asustaba con algún que otro contragolpe peligroso. El gol de Messi, acabó con cualquier posible sorpresa en el Camp Nou.

Después, en la segunda parte, hizo otros dos tantos, que unidos a uno más del francés Ousmane Dembélé con un buen disparo desde fuera del área, cerraron un marcador contundente con el que el Barcelona inicia con buen pie el asalto de la Liga del trofeo que tanto desea Messi.

Icardi revivió al Inter

En el mismo grupo, el B, el Inter Milan sufrió para ganar al Tottenham que perdió 2-1 con un par de goles en los últimos cinco minutos del argentino Mauro Icardi y del uruguayo Matías Vecino. Hasta el minuto 86, el cuadro inglés tenía los tres puntos en el bolsillo gracias a un disparo del danés Christian Eriksen.

Sin embargo, el golazo de Icardi, que acertó con una gran volea desde fuera del área, desestabilizo al Tottenham, que hasta casi el final aguantó el tipo de un equipo combativo que consiguió agradar a su parroquia en su regreso a la máxima competición continental.

Atlético sacó la casta

El Atlético de Madrid se reconcilió con la competición después de abandonarla por la puerta de atrás el curso pasado. Aunque después consiguió el premio de la Liga Europa, tenía la responsabilidad de iniciar la Liga de Campeones con una victoria.

La hizo 1-2 en el terreno de juego del Mónaco, que despertó los fantasmas rojiblancos de la pasada temporada con un gol de Samuel Grandsir en los primeros compases del choque. Sin embargo, los hombres de Diego Simeone se arremangaron y lograron dar la vuelta al marcador.

Primero, Diego Costa, tras aprovechar una asistencia de Antoine Griezmann. Y, segundo, José María Giménez, al filo del descanso, con un cabezazo a la salida de un córner. Después, en la reanudación, el Atlético controló el partido, aguantó el marcador, y consiguió una victoria balsámica.

En el otro partido de su grupo, el A, el Dortmund consiguió una victoria sufrida 0-1 en el estadio del Brujas. El estadounidense Christian Pulisic, sobre la bocina, abrió la lata con un rebote afortunado que sirvió al conjunto germano para llevarse una victoria gris.

Liverpool apagó las luces al París 

En Anfield, el Liverpool continúa con su idilio en un torneo que estuvo a punto de ganar la pasada temporada. Perdió la final ante el Real Madrid, pero sigue en forma tras conseguir una victoria de prestigio 3-2 frente al París Saint-Germain de Neymar y compañía.

El equipo del técnico alemán Jürgen Klopp firmó una buena primera parte en la que marcaron Daniel Sturridge con un gran cabezazo y James Milner de penalti.

El belga Thomas Meunier recortó distancias y en la reanudación el trío Neymar-Mbappé-Cavani apenas contó con ocasiones, pero el segundo, tras un pase de Neymar, no falló en un zarpazo que parecía salvar al PSG de la derrota.

Sin embargo, al final, apareció el brasileño Roberto Firmino para liquidar al equipo francés.

En el otro partido del Grupo C, el Nápoles se atascó en el regreso del Estrella Roja a la competición desde 1992. El cuadro serbio tejió una tela de araña casi impenetrable y apenas concedió un par de ocasiones claras a su rival: Lorenzo Insigne, con un disparo al larguero, y Dries Mertens, que no llegó a un balón centrado por José Callejón por centímetros, no pudieron deshacer el 0-0 final.

Sorpresa turca 

Mejor le fueron las cosas al Galatasaray de Turquía, que superó 3-0 al Lokomotiv Moscú en un partido eléctrico que resolvió con la efectividad del caboverdiano Rodrigues. El extremo diestro revolucionó el partido y, con su gol, más los de Eren Derdiyok y el de Inan de penalti al final, dio los primeros tres puntos al cuadro otomano.

Se colocó en el primer puesto del grupo D tras el 1-1 que firmaron el Schalke y el Oporto. El conjunto portugués falló un penalti en la primera parte por medio del brasileño Telles y después tuvo que arrimar el hombro para igualar el marcador que inauguró el suizo Breel Embolo tras culminar un contragolpe que no pudo salvar Iker Casillas.

Después, el brasileño Otavio, en el segundo penalti de la noche, acertó en su lanzamiento e igualó un choque que acabó con un empate justo para ambos equipos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *