Los desafíos de la nueva educación: el ejemplo de Finlandia

José Ignacio Moreno León.- Frente a las nuevas realidades que han estado surgiendo en las últimas 4 décadas al impulso de la revolución científica y tecnológica, novedosas herramientas de la robótica y la realidad virtual se están progresivamente incorporando como apoyo a los sistemas educativos a todos sus niveles. Por ello los países más avanzados están respondiendo con profundas reformas en los métodos de docencia y en la gestión de los procesos de enseñanza y aprendizaje, siempre en el empeño de lograr una educación de excelencia.

Finlandia, ese pequeño país europeo de menos de 6 millones de habitantes que hasta hace pocas décadas se encontraba entre los más pobres del norte de Europa, comenzó desde los años ochenta a preparase para responder a las demandas de los nuevos tiempos, impulsando cambios sustanciales e importantes inversiones para modernizar su sistema educativo a todos sus niveles, como valiosa estrategia para insertarse ventajosamente en la nueva economía global. Por ello este país ha logrado, en menos de 5 décadas, colocarse en los primeros lugares en el campo científico y tecnológico, liderando el número de científicos per cápita y entre los primeros del ranking de competitividad internacional del Foro Económico Mundial, a la par que se ha colocado en el primer puesto de los países más democráticos y menos corruptos del mundo y también entre los primeros del Índice de Desarrollo Humano.

Finlandia ha logrado desarrollar un sistema educativo cuya excelencia está presente desde el preescolar hasta la educación universitaria, porque el liderazgo político y la sociedad de ese país han concebido esos cambios fundamentales con una visión integral y de largo plazo, basada en un consenso político y en el criterio de que la innovación y la competitividad son la piedra angular para lograr el desarrollo en la economía global.

Desde el comienzo del proceso de reformas, la sociedad finlandesa comenzó a requerir a los docentes una formación universitaria de calidad y permanente. Se implantó un proceso continuo de evaluación para impulsar y preservar la calidad de estos educadores a todos los niveles y se organizó la sociedad alrededor de la escuela y la educación, la cual a nivel primaria se gestiona bajo responsabilidad de los municipios. Los docentes tienen poder de decisión en las instituciones educativas y gozan de mucho prestigio y amplio reconocimiento comunitario. Se trata de un sistema educativo altamente meritocratico en el que profesores e instituciones universitarias son evaluados periódicamente por los mejores centros educativos del mundo, como Harvard, MIT y la Universidad de Oxford.

El empeño por la excelencia educativa en Finlandia se fundamenta en la ideología que orienta ese gran proyecto nacional y que prescribe que los mejores sistemas escolares son los que imparten, con eficiencia, una educación de alta calidad y a todos los alumnos, sin discriminar por extracción social. Ese principio constituye la verdadera equidad en un sistema educativo, y es la razón por la cual los docentes de ese país que se empeñan en enseñar a aprender, se comprometen con el éxito de cada alumno y hacen gran énfasis en clases participativas y en el desarrollo de competencias.

El compromiso con la innovación y el emprendimiento se evidencia en la educación superior en Finlandia con la creación de la Universidad de la Innovación -la Universidad de Aalto-, administrada por una fundación privada, con importante aporte financiero del gobierno y con flexibilidad autonómica para promover la creación de empresas privadas, gestionar financiamiento bancario, lanzar nuevos productos al mercado y realizar diversas actividades comerciales, todo ello integrando la enseñanza de las ingenierías, la administración de empresas y las artes para formar gerentes creativos y capaces de estimar el gusto de los consumidores.

Finlandia no tiene complejos frente a la globalización, por ello –seguramente- el país sabrá incorporar oportunamente en su sistema las herramientas de la robótica y la realidad virtual que van a caracterizar el modelo educativo de la sociedad de la información y el conocimiento. Su educación se fundamenta en la conquista del futuro y no en la nostalgia del pasado; entendiendo, como también lo están haciendo los países exitosos del Asia, que las desigualdades no se corrigen con la visión populista de la masificación educativa, sino con la educación de calidad. Valiosa lección que merece servir de referencia para impulsar los profundos cambios que requiere nuestro sistema educativo., para responder a los desafíos de la nueva educación.
@celaup

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *