Las cuñas navideñas en TV quedaron para la nostalgia

Las cuñas navideñas en TV quedaron para la nostalgia

Aquilino José Mata.- Un buen ejercicio para darse cuenta de la involución sufrida por la televisión venezolana en los últimos años, es ponerse a ver las cuñas navideñas que en las décadas de los 80, y buena parte de los 90, hacían RCTV y Venevisión, los canales que en aquel entonces dominaban la sintonía y mantenían una feroz lucha por encabezar el rating.

En YouTube están casi todas y si las comparamos con las que se hacen hoy, la diferencia es del cielo a la tierra; por supuesto que para peor.

Ya en noviembre, tanto los televidentes como los cronistas de las secciones de farándula de los diversos medios de comunicación, esperaban estos mensajes con no poca expectativa y, una vez que se daban a conocer, surgían las comparaciones entre unos y otros para determinar cuáles eran los mejores. Lo cierto es que, tanto en el Canal de La Colina, como en la extinta televisora de Quinta Crespo, volcaban todo su arsenal artístico y técnico para atraer el favoritismo de las grandes audiencias televisivas.

Era una sana competencia para ver quién concebía más eficazmente aquellas cuñas navideñas, tanto en términos de producción como en la musicalización, pues en todos los casos se componían canciones inéditas alusivas, que enfatizaban en los valores sobre los cuales se afincan estas festividades que conmemoran el nacimiento del hijo de Dios; es decir, unión, solidaridad, paz y fraternidad.

Los artistas, léase cantantes, actores y animadores, entre otros, eran el foco de atracción por excelencia, todos unidos como emblemas de una televisión que aparcaba los problemas y angustias nacionales para ofrecer su canto por el progreso de Venezuela en una celebración tan especial.

Las cuñas navideñas de hoy lo que reflejan es la aguda crisis por la cual atraviesa una televisión que, por múltiples y lamentables causas, registra un retroceso feroz. Lo que deseamos es verla resurgir más temprano que tarde. Que así sea.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *